sábado, 28 de octubre de 2006

Soñaba la luna.

Soñaba la luna con tener luz propia,
con brillar y brillar sin importarle más.
Sólo brillar para ella; no como el sol,
que, además, alumbra a los demás.
Su luz sería en propiedad, solo para sí,
para nadie mas que para ella.
Ya no dependería de luces ajenas,
saborearía la libertad,
la independencia,
la soledad,
por siempre jamás...

...aunque nadie advierta la luz
que por su fluir interno
circula vital.

1 comentario:

Fuente abejuna dijo...

Puuu que rico escribes!!! la primera vez por aquí XXSaludos Abeja

Related Posts with Thumbnails