lunes, 16 de octubre de 2006

Ya estás aquí.

Ya está en aquí la que, a partir de hoy, será la reina de la casa. Tras una rápida cesarea, el día trece, a las seis y diez de la tarde, aproximadamente, vino al mundo mi hija Sofía.
Pesó tres kilos y trescientos gramos (+ o -). Vino de podálica y estuvo treinta y ocho semanas en el vientre de su madre (que, por cierto, se ha recuperado muy rápidamente).
Regordeta, calladita y muy tranquila. Aun no se como suena su llanto. No hace más que comer, hacer caca y dormir. De vez en cuando se lleva el diminuto dedo pulgar a su diminuta boca rosada.

Dicen que un hijo es una pregunta que lanzamos al futuro. Yo he hecho ya dos y creo que no voy a ser más curioso en éste sentido.
Ahora comienza una nueva etapa para todos.
Me deseo ánimos en ésta importante empresa; aunque se que no son necesarios, ya que llevo muchos años preparándome para ello y, además, cuento con la experiencia del primero.
Si ha sido un placer con un hijo, ahora, con dos, creo que llegará a haber momentos de éxtasis; no se si alcanzarán las cotas que alcanzó Santa Teresa de Avila en sus mejores momentos, pero no andarán muy lejos.
Aquí os dejo una imagen para vuestras insaciables retinas.


El amor verdadero solo se descubre cuando amas verdaderamente.
-Digo.

1 comentario:

jartos dijo...

Aunque unos días tarde quiero felicitarte por el nacimiento de tu hija. Os deseo a todos y en especial a ella felicidad total. Que la vida no se muestre dura con ella y que la tranquilidad y la paz este siempre acaompañandola.

Un abrazo

Related Posts with Thumbnails