martes, 3 de junio de 2008

Huecos.


Hay muchos huecos, huecos sin tapar, huecos tapados y también parcheados. Hay huecos ocultos y huecos con los que tropiezo, hay huecos colgados y a ras del suelo hay más huecos. Hay huecos en la memoria, en el pasado y en lo pensado. Hay huecos por donde no cabe un dedo y huecos gigantes por donde pasa una manada sin vaselina ni lubricante. Hay huecos calvos y huecos aun con pelos, al traspasarlos parecenme terciopelos . Hay huecos en el estómago y en la barriga de los pistoleros malos. Hay huecos de nacimiento y huecos creados, por una aguja, para un pendiente de aro, y huecos que abre el humito ascendente, hacia un viaje flotante por la mente.
Hay huecos mas o menos redondos y hay huecos más agüevados que otros. Los hay profundos, los hay anchos y muy escasos, son los que se elevan hacia lo alto. Hay huecos naturales, huecos artificiales y bélicos haberlos ahilos. Hay huecos irreemplazables, huecos ejemplarizantes y huecos que hacen eco eternamente, porque lo valen.
Huecos que atraviesan la tierra y los corazones de los enamorados, huecos para juegos del pasado, de canicas, por ejemplo, y acabando cabando, huecos en tierra al canto, esos son para todos, algún día, en algún momento, cuando estemos muertos.
Hay miles de huecos, mires por donde mires, solo se ven huecos. Huecos dentro de huecos, que a su vez están dentro de huecos, aún mas grandes, ¡y todos ellos caben en un único hueco gigante!. Algunos llaman Dios a ese hueco impenetrable. ¡Qué cosas, madre!

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails