jueves, 18 de septiembre de 2008

"Derivagando". Divagando a la deriva.

¿Qué buscas navegante?. Tu nave te ha traído hasta aquí. Será por algo. Nada ocurre porque sí. La causalidad lo hace todo. Detente a mirar alrededor. ¿Qué ves?. ¿Aún no has descubierto nada?. ¿Has mirado bien?. Vuelve a mirar. El objeto de tu búsqueda anda cerca. Más de lo que tu te crees. Está tan cerca que no lo verás con tus ojos de mortal. Pero yo no soy nadie para darte indicaciones. Mi barco también va a la deriva. Mi brújula no para de girar, como la aguja del milisegundero. Da vueltas y más vueltas, como una noria en la orilla de un río cabreado. Pero a mí me da igual. Porque atesoro una pequeña verdad. Todos los ríos acaban fundiéndose con el mar. Y mi río no es menos, ni más río que cualquiera. También acabará en el mar. Por eso no me pesan los pesares que a todas horas me rondan, esperando ansiosos, como pretendientes de Penélope, que elija a uno y desespere. No amigo mío. La nave llegará al mar y Penélope jamás se desposará con otro, pues ya lo está con Ulises. Así pues desármate y ansía llegar al mar, ya que, aunque no quieras, es allí donde acabaremos varando tu y yo, querido amigo, un día de éstos.

3 comentarios:

Southmac dijo...

Joder, hacía tiempo que no pasaba por aquí pero te veo de lo más optimista.

En fin, el caso es que lo que cuentas es lo que hay. Muchos viven intentando no darle demasiada relevancia. Muchos prefieren ignorarlo.

Ags, qué bonito es el puto mar de la desintegración final!..

3vairado dijo...

muy interesante.
de tanto perguntar, acaba con claras certezas.
saludo el retorno.

frank h. dijo...

de vuelta Ecce,

aquí, remando lentamente mi barca
a veces la dejo ir con la corriente

total...

acabará en el mar con todas.

un abrazo de navegante!

Related Posts with Thumbnails