Migración

Eumelvi blog se cambia a Wordpress, debido a la nueva política de privacidad de Google. Podeis seguir informandoos aquí: http://eumelvies.wordpress.com/ Perdón por las molestias. Gracias.

jueves, 1 de enero de 2009

La noche más vieja del año.

Mortimer abrió el grifo del agua caliente, puso el dedo índice bajo el chorro y cuando notó que el agua alcanzaba cierta temperatura llenó casi hasta el borde una vieja jarra de plástico de un litro de capacidad. Luego vertió el contenido de la jarra en una cazuela que puso sobre el fuego para llevar el líquido a ebullición. Cuando el agua comenzó a burbujear, Mortimer abrió un sobre de sopa deshidratada y lo vertió en la cazuela a la vez que iba removiendo la mezcla con una cuchara de palo. Era una sopa de verduras, baja en materia grasa, una sopa de calidad. Mientras la sopa hervía, Mortimer puso en una sartén dos filetes a fuego lento.
Cenó en silencio por fuera y por dentro, no permitió que ningún pensamiento le atragantara ni un solo bocado. Cuando hubo dado por finalizada la cena eruptó a gusto y se levantó a por doce uvas que había preparado antes de la cena y que reservaba para ese momento de la noche mas vieja del año. Se sentó de nuevo a la mesa con el cuenco de las uvas frente a él, miró su reloj. Faltaba un minuto para las doce.
Mortimer cerró los ojos y trajo a la mente la imagen de su mujer y de su hija. Volvió a abrir los ojos y comenzó a comerse las uvas. Cuando el segundero del reloj llegó a la cima del círculo Mortimer dijo en voz alta: -¡Feliz año nuevo!.

1 comentario:

Mala Lua dijo...

Ha sido un relato real, duro, de muchas personas que viven en soledad la nochevieja. Me ha gustado mucho.

Un saludo enorme, como siempre digo, te seguiré la pista ;)

Related Posts with Thumbnails