Migración

Eumelvi blog se cambia a Wordpress, debido a la nueva política de privacidad de Google. Podeis seguir informandoos aquí: http://eumelvies.wordpress.com/ Perdón por las molestias. Gracias.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Escrituras meditativas.

Si el cielo se oscurece a cada paso que te adentras en la vida, si el camino se hace empinada cuesta y las montañas son el horizonte, si los amigos se evaporan sin llegar a los cien grados, si la mente poco a poco se hace sombra y la sombras lentamente se desvanecen, si el hambre y la sed te parecen insoportables, si ya no puedes soportar mirarte a los ojos porque solo ves ignorancia, si el dinero pierde la facultad de cautivarte, si la soledad comienza a ser tu compañera de viaje, si todo lo serio es causa de risa, si el pensamiento es un estorbo, si no puedes dejar de sentir la picazón de la duda, si tu mundo se tambalea y es imposible estar erguido, si te ves al borde de un abismo oscuro y profundo, si te apetece saltar y titubeas, si tienes miedo... es que vas por buen camino, por lo menos te has dado cuenta de ello.

Estas viviendo en un mundo desastroso, sucio, lleno de egos malignos hambrientos e insaciables, repleto de gentes estúpidas, prepotentes, envidiosas, sediciosas, altaneras... quizás tú seas uno de ellos.

¿Quién quiere éste mundo?.

Nosotros llevamos unas vidas desastrosas, repletas de dudas, de miedos, de prejuicios tontos, de creencias absurdas, nos han llenado la cabeza de tonterías y eso es lo que vamos a enseñar a nuestros hijos.

¿A qué mundo traemos a nuestros hijos?. ¿Qué estupideces les inculcamos, con qué miseria les condicionamos las vidas a nuestros "amados" hijos en nombre de la educación, del progreso, por el bien de ellos y para tranquilidad de la sociedad?. ¿Acaso somos nosotros como nos gustaría que fueran ellos?. ¿Somos ideales?, ¿qué pureza vamos a poder transmitir nosotros a nuestros hijos?. Les inculcaremos las estupideces que nos enseñaron, les haremos estúpidos, ignorantes de la verdadera vida; esa que intuimos que existe en algún lugar, quizá en otro mundo, pero creemos inalcanzable en éste momento.

Consignas. La lucha por la supervivencia, el más fuerte vence, matando, pisoteando, incendiando... Todo vale para conseguir la victoria. Si queremos cambiar el mundo, debemos comenzar por los niños.

Los niños nacen libres, libres en todos los sentidos. Están libres de prejuicios, de ideas preconcebidas, para ellos todo es nuevo, todo es asombro. Hasta la cosa más insignificante es para ellos un universo en el que zambullirse y perderse. Nosotros les vamos condicionando lenta pero eficazmente, vamos llenando sus pequeñas mentes de datos inútiles. ¡El noventa por ciento de los datos son inútiles e innecesarios!. Cuando esos niños se van haciendo mayores van perdiendo la frescura, se hacen responsables y se vuelven serios, la capacidad de asombro disminuye hasta convertirse en una pequeña mota apagada, aplastada bajo toneladas de conocimientos burdos, superfluos. Se hacen adolescentes y comienzan a chocarse una y otra vez con la vida. La vida es una cosa, lo que les hemos hecho creer a ellos acerca de lo que sea la vida es otra. Por eso hay choque. Por eso es tan dolorosa la adolescencia, tan visceral y radical. La lucha entre el niño libre y el adulto condicionado.
No hay necesidad de choques. Basta con no condicionar a los niños. Solo debemos protegerlos. Incentivar en ellos la inteligencia, la creatividad, la risa... Debemos hacer que sean egoístas; que se amen, que se valoren... y cuando estén repletos de amor comenzarán a repartirlo, y cuanto más egoístas sean, mejor, más amor repartirán al mundo. Porque se amarán tanto que su amor les rebosará y no tendrán más remedio que repartirlo a manos llenas.

No pidas a tu hijo que te quiera, enseñale a amar. ¿Sabes amar?.

Aún no nos hemos enterado, y mira que se ha dicho, que si uno no se ama jamás podrá amar a otro ser de verdad, plenamente. Por eso el amor que no procede de amarse a uno mismo solo es un amor pseudo, un falso sustituto, un parche miserable, un remiendo... Por eso nuestros amor no es duradero, por eso no es auténtico, es caduco, por eso hay tanta violencia, tantos malos entendidos, tanta desigualdad... Cuando lo perdemos, no es auténtico amor lo que perdemos.
Solo si miramos en nuestro interior podremos conocernos, solo conociéndonos podremos llegar a amarnos; no se debe amar lo que no se conoce, eso es de idiotas, y tampoco podemos conocer al otro si no nos hemos conocido a nosotros. Pero dentro de nosotros solo vemos confusión, por eso estamos tan volcados hacia fuera, hacia el exterior palpable que creemos controlar; yo pongo el cenicero en la mesa y ahí se queda, tengo un cierto poder sobre el cenicero, un cierto control sobre el mundo material... Pero los pensamientos, los sentimientos, el mundo interior son un misterio, no se ven, no se tocan, parece que estés inmerso en un mar bravío en perpetua tempestad, no hay por donde empezar, no se ve el final, nos paraliza la simple idea de aventurarnos dentro de nosotros mismos, porque sabemos lo que vamos a encontrar, o eso creemos...
Cuando uno entra en sí mismo los castillos, las coronas y las corazas desaparecen, los millones también, y los diamantes, y las clases sociales, y los logros mundanos, desaparece todo y quedas solo tú, el observador. Entonces miras y ves, y te da miedo descubrir en lo que te has convertido, no quieres reconocer lo tonto y lo ridículo que apareces ante tus propios ojos. Y en vez de superarte, en vez de asumir la verdad y evolucionar, te das la espalda y vuelves al mundo, a perderte, porque no quieres saber nada de ti, solo quieres seguir siendo el gilipollas en el que la sociedad te ha convertido. Entonces mueres. Matas, ignorándolo, tu verdadero ser, tu chispa divina, eso que te diferencia de los animales, la consciencia. Te vuelves una persona inconsciente, ajena a la luz de la divinidad, y vives como un zombie, y mueres agonizando, llorando como un niño al que le quitan el bocadillo. Y entonces ruegas por tu salvación a un Dios al que has ignorado siempre, al que no has buscado... Y claro, no obtienes respuesta. Mueres ignorante, lleno de conocimientos que no te sirven de nada en el momento más importante de tu vida, la muerte. ¿Que vas a hacer ahora?. ¿De qué te vale tu mundo, tu estilo de vida, tus opiniones, tus creencias, los amigos...? Nada vale en ese momento, salvo observar al observador. Pero ¿quién sabe observar al observador si ni siquiera sabemos observar, sólo observar? Miramos, pero no vemos...

La humanidad sigue sin ver, por eso el mundo es como un vehículo conducido por un conductor que tiene los ojos cerrados. La humanidad sólo mira, indiferente, porque no ve que si no actúa, el cambio que tanto anhela jamás se llegará a producir. Y con los ojos vendados solo podemos esperar accidentes... Guerras nuevas, nuevos atentados, suicidios, violaciones, en fin, exterminio a todos los niveles.

La solución está en ti, individualidad, no en la sociedad, colectividad. La colectividad nunca ha conseguido nada bello, nada noble, nada prodigioso, nada bueno. Todos los avances en todos los campos han sido producidos por mentes individuales. En la individualidad está la grandeza. No sigas como los borregos a ningún amo, ni del cielo ni de la tierra. Mira y escucha dentro de ti, sigue tu propio consejo, ten el valor de ejercer tu derecho a equivocarte, porque eso te hará grande.

Agradece la equivocación como parte del aprendizaje, del juego. Juega, deja de mirar cómo lo hacen otros, deja de ser un espectador pasivo y juega, conviértete en el juego, y así desaparecerás, no te verás porque estarás viviendo. No habrá "lo malo", ni "lo bueno", habrá paz. Necesitamos paz. Dentro de nosotros necesitamos paz. Todo lo demás vendrá solo.

2 comentarios:

Paula de Bera dijo...

Qué intenso!!!
Soy madre y me llegó por la manera en que educo a mi hija. Es difícil darle valores sin antes no darles herramientas para que aprenda a defenderse.
Durante mucho tiempo no me amé como correspondía, hoy sí, es más, me adoro.
(No soy narcisista, jaja).
Excelente post, y gracias por tus palabras.
Abrazo!!

Jonas :D dijo...

Tienes que hacerte responsable
porque no es problema tuyo

Algo tuyo tiene un problema,
y tú eres la Solución!

Related Posts with Thumbnails