Migración

Eumelvi blog se cambia a Wordpress, debido a la nueva política de privacidad de Google. Podeis seguir informandoos aquí: http://eumelvies.wordpress.com/ Perdón por las molestias. Gracias.

domingo, 24 de mayo de 2009

El cangrejo de los huevos.


Lucas siempre fue un podenco, corto de mente y de huesos, tenía menos testosterona que mi maestra de música, y que le vamos a hacer si no todas las naranjas son dulces y jugosas, de esas que la piel no cuesta quitarla, que con los dedos sale casi sin esfuerzo, como el detergente de la ropa elimina las manchas más incrustadas e incluso la de los crustáceos más incrustados, esos que suelen quedar pegados a la ropa tras una batalla de marisco. Había que vernos allí, todos uniformados, compuestitos con nuestros cascos y nuestras rodilleras, en la cara nos poníamos las gafas de buzo para evitar saltarnos los ojos con las pinzas de los bichos que nos lanzábamos con esa furia histérica que caracteriza éste tipo de batallas gastronónico-campales, menudo cuadro, la de idioteces que habremos podido cometer al amparo de nuestra poca inteligencia y edad, ya ni me acuerdo, no se si por la edad o por falta de lo otro. Lucas nunca supo quién le metió el cangrejo, aun vivo, en los calzoncillos durante el fragor de la batalla. Pero lo que si pudo comprobar fue el dolor que se siente cuando el crustáceo se le enganchó con una de sus enormes pinzas a la bolsa escrotal, o a los huevos, o a los cojones, dígase como se quiera, a éstas alturas no nos vamos a ofender ni a asustar de unas simples palabras que lo único que hacen las pobres es describir los acontecimientos con un poco de salero español. Otros lectores de otras latitudes agradecerán también descubrir el léxico que tenemos los de acá cuando escribimos en bata de andar por casa. Queda dicho. El día que el cangrejo asaltó el escroto de Lucas un tal Tejero asaltaba el Parlamento, pipa en mano, para derrocar al Gobierno. Son coincidencias, casualidades de la vida. Lucas jamás olvidaría aquel 23 de Febrero, se tiró todo el santo día con los cojones inflamados, como, supongo yo, se lo pasó el tal Tejero. Porque para dar un golpe de estado hay que tener los cojones muy hinchados, muy grandes y muy gordos, no como el Lucas, que hay que ser muy estúpido para dejarse pillar los huevos por un cangrejo, aunque sea de río, si es que éstos punzasen con menor ímpetu y presión que sus parientes marítimos, cosa que desconocemos, como tantas otras. Si algún ávido lector conociese de primera mano, o supiese por referencias de terceros de algún estudio serio que comparase los distintos tipos de pinzamientos entre especies de cangrejos, por favor, háganmelo saber, pues todo conocimiento es poco y ningún conocimiento es inútil, no como el Lucas, que a inútil no le gana nadie. El día que el cangrejo le pilló los cojones, son maneras de decir, en realidad solo le pudo pillar uno, tuvo que llevar la pinza colgando del escroto hasta que llegó al hospital, transcurridas dos horas desde el fatal desenlace, ya que no dejó que nadie le tocase el cangrejo, ni que se lo quitasen, ni siquiera dejó que nadie lo viese, faltaría más, que Lucas es gilipollas pero pudoroso de su sexo. Él mismo sujetó al cangrejo por el caparazón con una mano y con la otra la pinza que asía el huevo, entonces pegó un tirón fuerte y seco y separó la pinza del duro cuerpo del crustáceo, dejándola allí enganchada, colgando, como un pendiente, oscilando de un gran lóbulo peludo. No tuvo cojones de quitarse la pinza de los cojones de los cojones, me gustan las redundancias ovales, tuvo que ser el cirujano de urgencias el que con unas tenazas estériles retirase el arma cangregil mientras se descojonaba del Lucas de los cojones. A veces la vida es así de hija de puta, le dirá el doctor dándole dos palmaditas de ánimo en la espalda, cuando abandone el hospital, ya de noche, ¡Ah!, y no se olvide de poner los huevos a remojo, apuntillará el doctor, mostrando su sonrisa más socarrona, cuando ya Lucas se haya alejado unos metros, renqueando, pingüineando como si tuviese un caballo entre las piernas...

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails