Migración

Eumelvi blog se cambia a Wordpress, debido a la nueva política de privacidad de Google. Podeis seguir informandoos aquí: http://eumelvies.wordpress.com/ Perdón por las molestias. Gracias.

domingo, 12 de julio de 2009

Educación.

Jaimito estaba haciendo los deberes en la mesa del salón. El padre estaba viendo un partido de fútbol en la tele, tumbado en el sofá, apurando la tercera lata de cerveza y dando ejemplo malo, sin pretenderlo, es más, sin ni siquiera percatarse de ello, como casi siempre sucede, porque si no otro gallo le hubiera cantado al oído otra melodía menos estridente, digamos menos ignorante y más provechosa. En ésto que le pregunta Jaimito al padre por la fecha del descubrimiento de América, tal era su duda histórica, necesaria para completar la faena escolar que se traía entre manos, a lo que el padre responde, Eres idiota, no ves que estoy viendo el partido, Sí papá, perdona, se lo preguntaré a mamá, Tu madre no sabe ni la fecha de su cumpleaños, anda, deja los libros y vete a la calle a jugar, ya lo averiguarás luego, sentenció el padre. Y, cual obediente lacayo, salió Jaimito del salón dispuesto a dejarse las pieles de las rodillas en el arenoso parque, pues iba a jugar al balón con sus compañeros de barrio y hacía de portero, o guarda meta. A un niño no hay que insistirle mucho para que se vaya a jugar cuando lo que está haciendo son obligaciones.
La ignorancia es el vacío mental con el que todos nacemos. Durante la vida vamos llenando ese vacío con conocimientos. Esos conocimientos pueden ser verdaderos, o no. La experiencia es la acumulación de los conocimientos que hemos ido adquiriendo en la vida, por lo que hay diversos tipos de experiencia, dependiendo de los conocimientos adquiridos durante la vida. Si los conocimientos han sido erróneos, o falseados por tal o cual interés, el resultado será el padre de Jaimito, y también Jaimito, si éste no abre los ojos y espabila en busca de ese conocimiento verdadero que hace que la experiencia sea válida para la vida plena.
Es triste ver cómo las experiencias que tienen las personas a diario no le aportan nada al conocimiento verdadero. Llenamos el tiempo con sucedáneos, con fruslerías, lo desperdiciamos en vagatelas, y sólo para satisfacción nuestra, o para nuestra destrucción, pero de eso no nos percatamos hasta que ya es tarde.
El padre de Jaimito es un ignorante, egoísta, un mal padre y un mal ejemplo, como hay tantos y tantos padres así, y Jaimito, al igual que tantos y tantos otros hijos, es esclavo, víctima y prisionero de la ignorancia familiar en la que le ha tocado vivir. Jaimito no puede saberlo aún, aún no puede darse cuenta de lo que le están haciendo a su ser, es muy joven, no es maduro y no llegará a serlo si continúa bajo el mismo techo que el padre.
Cuando Jaimito, acabado el curso, llegó con siete suspensos, no aprobó ni el recreo, el padre le dio tal paliza que hubo la madre de estar curándole las heridas durante tres días con sus respectivas noches.
La vida sigue siendo así de hija de puta, inexorable para los más educados, si es que hablar con propiedad visceral es de mala educación, que no lo creo.

2 comentarios:

frank h. dijo...

bien, el asunto está en si gran parte de la gente quiere realmente educarse o prefiere la somnolencia de lo que se le entrega en dosis diarias de estupidez e través de los medios?

me temo, que mucha gente prefiere el valium diario - por qué? - porque están hastiados, creo yo.

abrazos!

http://twitter.com/Franciskus/status/2600363576

eumelvi dijo...

Gracias por tus meditados y acertados comentarios, Frank. No somos tantos los que hacemos incapié diariamente en vivir el presente, y sacar provecho de él, que es la única manera de vivir, lo demás es retroceder.
Saludos, amigo.

Related Posts with Thumbnails