viernes, 5 de febrero de 2010

El rebelde. Bahgwan Shree Rajneesh.

"Nos estamos acercando a una tremenda transformación y la vamos a sentir en nuestras propias vidas - algo tan extraordinario y único que nunca ha ocurrido antes y no volverá a ocurrir.
Deberías sentirte afortunado, bendecido, por ser testigo de la gran transformación de todos los valores antiguos, de todos los viejos ideales, y del nacimiento de valores e ideales nuevos, nuevas categorías de honor y respetabilidad"...


CAPÍTULO 2
El Rebelde: Heraldo de un Nuevo Amanecer.

¿Pertenece el rebelde a alguna categoría?

El rebelde, por su naturaleza misma, no puede pertenecer a ninguna categoría. El es una nueva categoría, introduce un nuevo hombre al mundo. Es el heraldo de un nuevo amanecer, un nuevo comienzo. No puede ser clasificado en categorías del pasado. Todas las categorías que han existido hasta ahora han demostrado ser, ya sea fracasos, o insuficientes para cambiar toda la humanidad. El rebelde es la semilla de la transformación total. 
Han existido grandes hombres en el mundo, pero aún el más notable de ellos es muy pequeño en comparación con el auténtico rebelde sobre el que estoy hablando, porque todos ellos, de una manera u otra se han comprometido con lo establecido. Y es aquí donde el rebelde difiere de todos ellos.

Eran sabios, artistas creativos, músicos, bailarines, toda clase de gente - el pasado ha producido muchas figuras brillantes, pero hay algo que carecen, una cosa básica - todos ellos vivieron en compromiso con los intereses establecidos.

Ninguno de ellos fue total en su rebeldía. Sí, rebeldes parciales han existido, pero un rebelde parcial no es suficiente. El hombre necesita rebeldes totales para cambiar el destino de la humanidad, y en vez de encaminarse hacia el cementerio, cambiar su rumbo hacia el jardín del edén.

El rebelde tendrá que crear una categoría propia, con su propia forma de vida, con sus propias respuestas, con su propia creatividad, con su propio amor, con su actitud de no transacción, convirtiéndose en un ser absolutamente desligado del pasado. El rebelde no tendrá ningún pasado ni ninguna historia.

Solamente tendrá el presente y un vasto futuro abierto, no dominado por el pasado muerto, porque para el rebelde no existe el pasado.

El rebelde significa libertad absoluta, amor absoluto, creatividad absoluta. Es una especie de hombre totalmente nueva, soñada por algunos hombres del pasado, poetas, filósofos, místicos, pero nunca ha sido más que un sueño - hasta tal punto que la gente comenzó a llamar utópicos a esos poetas y místicos.

La palabra utopía significa en sus raíces, “aquello que nunca se cumple”.

Puedes soñar con ello, pero tu sueño no es más que una tarea inútil; es utópico, nunca se hará realidad, nunca. Es una esperanza vana. Es un opio para mantener a la gente soñando y alucinando, para que puedan soportar el sufrimiento y la miseria del presente.

El rebelde no es un sueño. El rebelde es una realidad. No es una utopía.

Es la realización verdadera del potencial humano, es una promesa cumplida, un sueño convertido en realidad. Naturalmente, no puede pertenecer a ninguna categoría existente. Tendrá que crear su propia categoría. Será creado, por el hecho de que mucha, mucha gente inteligente, joven, llena de vida, está preparada para aceptar el desafío de un futuro desconocido..., paso a paso la categoría se formará por sí misma.

Existen impedimentos para el rebelde que ha de surgir. La barrera más importante es, que tendrá que ir en contra de la muchedumbre, y a la muchedumbre pertenece todo el poder. El rebelde es muy vulnerable, tan vulnerable como una rosa. Puedes destruirlo con mucha facilidad, crucificarlo sin ningún esfuerzo.

Pero estoy sintiendo ahora, una tremenda seguridad, de que el rebelde nacerá..., quizás, ya haya nacido. Sólo que la gente tardará un poco en reconocerlo. Es tan nuevo, que no se ajusta a ninguna categoría; por lo tanto se precisa un lapso de tiempo para crear una categoría y para reconocerlo.

¿Por qué estoy tan seguro? Porque, el hombre ha llegado a una crisis que nunca antes había afrontado. Tiene que elegir, ya sea por un hombre nuevo, o por un suicidio global. Y no creo, que la gente elija cometer un suicidio global. Esta es mi garantía, mi esperanza de que el nuevo hombre está destinado a surgir.

Los días del hombre antiguo han pasado. Ha vivido demasiado tiempo..., casi póstumamente. Debería haber muerto hace mucho tiempo, ha estado arrastrando su propio cadáver. Pero ya es el momento de acabar. Él mismo ha creado la situación, en la cual, sólo el nuevo hombre, el hombre rebelde, rebelde contra todas las religiones, todos los gobiernos, todo lo establecido, todos los intereses creados, todo lo que ha mantenido ciego al hombre, haciéndolo prisionero, forzándolo a vivir en túneles oscuros, nunca permitiéndole disfrutar las bellezas de la vida....

El hombre antiguo, ha creado tal situación, que estaba destinada a ocurrir; se la veía venir poco a poco. Cada guerra era más y más peligrosa. Se le preguntó a Albert Einstein: “¿Tiene Ud. algo que decir acerca de la tercera guerra mundial?”.

El contestó: “Lo siento, no puedo decir nada acerca de la tercera guerra mundial, pero si quiere saber algo sobre la cuarta, le complaceré”.

El hombre que había preguntado simplemente, no pudo creer, que al no poder decir nada acerca de la tercera guerra mundial, pudiera en cambio hablar acerca de la cuarta.

Le preguntó, con incredulidad: ¿De acuerdo, dígame lo que sepa acerca de la cuarta? Y Albert Einstein dijo: “La cuarta no ocurrirá..., eso es todo lo que se puede decir acerca de la cuarta. Sobre la tercera, no hay nada que se pueda decir”.

Todos vuestros grandes guerreros, todas vuestras figuras históricas, todos los llamados grandes hombres, han acercado tanto la muerte, que ahora, el hombre tiene que elegir. No existe otra alternativa, que un hombre nuevo. El hombre antiguo se ha borrado a sí mismo de la existencia. El rebelde tendrá una nueva moral - no de acuerdo a ningún mandamiento, sino de acuerdo a su propia conciencia.

Tendrá una nueva religiosidad, no pertenecerá a ninguna religión porque esto es absolutamente estúpido. ‘Religiosidad’ es un fenómeno completamente privado y personal. Es igual que el amor, no puede ser organizada. En el momento que organizas al amor o la verdad, los matas. El organizar funciona casi como un veneno. El hombre nuevo no será cristiano, hindú, mahometano o budista. Simplemente será religioso.

La religiosidad no será un credo, sino una forma de vida -una manera de vivir llena de gracia, de belleza, de responsabilidad, de consciencia, repleta de amor, de amistosidad y participación, y una manera de crear un mundo sin ninguna frontera-. No serán necesarios ni ejércitos, ni armas, ni naciones, no habrá necesidad de religiones.

Lo único que será preciso, será un poco de ‘meditatividad’, un poco de silencio, un poco de amor, un poco más de humanidad..., sólo un poquito más, y la existencia emanará la fragancia de algo totalmente único y nuevo, que se verán obligados a crear una nueva categoría para ello.

Las monjas del convento estaban cada vez más alborotadas. La madre superiora las reunió y ordenó que se le informara, sobre lo que estaba ocurriendo.

Nadie habló hasta que, finalmente una novicia nueva dijo: “¡Lo que le falta a este lugar, es un par de machos!”. 
La madre superiora se escandalizó. “¡Cierto! tiene razón. No es más que la naturaleza humana”. Dijo, otra monja con valentía.
“Pues bien”, contestó la madre superiora, “las proveeré de velas con las cuales podrán satisfacerse”. 
“No, no son suficientes, ya lo hemos intentado”, exclamaron varias voces.
“Eran satisfactorias cuando yo era joven”, replicó la madre superiora.
“¿Qué es lo que tienen que objetar?”
“Bueno, reverenda madre, es que una se cansa del mismo artefacto... la mecha entrando y saliendo”. (*)

(*) En el original en inglés aparece como “wick in” y “wick out”, lo que literalmente quiere decir: mecha adentro, mecha afuera, pero la pronunciación suena como week in, week out =semana a semana. También en jerga “wick” quiere decir pene.

El hombre se está cansando de todo lo viejo - la política, las viejas religiones, la vieja espiritualidad, la vieja santidad, los viejos valores. El hombre se está aburriendo extremadamente.

Este siglo, ha sido testigo del nacimiento de solo una escuela filosófica, el existencialismo. En el existencialismo el tema central es el aburrimiento - no Dios, no si la existencia consiste en materia o consciencia, no el cielo o el infierno, no las teorías sobre la reencarnación, sobre renacimiento. El tema principal es el aburrimiento. 
No carece de importancia, el hecho de que los mejores pensadores de este siglo, opinen que la necesidad más esencial del hombre actual es, encontrar una solución para acabar con su aburrimiento que le oprime más y más, como una nube negra destruyendo todo su regocijo, despojando su vida de todo sentido, creando una situación en la cual, parece ser que el mero hecho de haber nacido es una maldición, en vez de una bendición. Los filósofos están declarando que la vida es una maldición, un aburrimiento sin sentido, una eterna angustia que no sirve a ningún propósito. Sufres tanto, sacrificas tanto, y el resultado final es, simplemente nada.

Los políticos han llevado a las naciones a un estado de guerra constante - a veces fría a veces activa - pero la guerra continúa y los científicos han provisto al mundo de medios suficientes como para destruirlo, por lo menos siete veces. Este cálculo de siete veces, se hizo hace diez años. Durante estos diez años deben haber mejorado tanto las técnicas, que ahora son capaces de destruirlo setenta veces. ¡Tantas armas nucleares!

Es una extraña combinación. Los filósofos exponen la idea de suicidio como única salida de este caos y, los políticos por su lado, crean comunismo, democracia, socialismo, fascismo, toda clase de ideologías - no para el hombre, sino que el hombre deberá ser sacrificado en nombre de estas ideologías. Y los científicos han creado las armas adecuadas en la época adecuada, de manera que en cualquier momento, la vida entera de este planeta puede desaparecer.

No creo que esto ocurra, aunque todo esté dispuesto para ello, más que dispuesto. No ocurrirá porque la vida tiene un anhelo intrínseco de vivir eternamente, de amar eternamente. No desea la muerte; de ahí la garantía del advenimiento del hombre nuevo, el hombre rebelde, que destruirá todo lo que ha acercado al hombre a su muerte final.

Los obstáculos son grandes, pero tienen un lado positivo. Dado que están llevando la muerte a la humanidad, la humanidad tendrá que encontrar una manera de sobrevivir - surgirá una gran rebelión en contra de las naciones, de las religiones, de las filosofías estúpidas como el existencialismo, en contra de la ciencia y tecnología destructivas, en contra de líderes políticos y religiosos que están dividiendo la humanidad, discriminando a la gente sin razón alguna.

El nuevo hombre tiene todas las posibilidades de ser el salvador. Jesús no va a venir para salvar a la humanidad, ni Gautam Buddha, ni Krishna, sino una juventud rebelde que ya surge a través del mundo, será el salvador. Yo confío en la gente joven. Confío en su anhelo de amor, en su anhelo por la vida, por el canto, por la danza, por la música. No veo que estén listos a morir.

Si la gente vieja decide morir, que cometan suicidio - nadie se lo está impidiendo. Si los políticos están tan interesados en morir, que se arrojen al mar. Pero no tienen el derecho de destruir a aquellos que aún, no han probado las dichas de la vida; que no han visto la belleza de las flores, las estrellas, el sol y la luna; que no se han conocido a sí mismos; que aún no han sido viajeros de su propia interioridad, que desconocen absolutamente su propia subjetividad con todos sus tesoros.

No, la gente joven del mundo, cualquiera que sea su edad..., y todo el que ama la vida es joven; aún en el lecho de muerte, si ama la vida es joven. Todos aquellos amantes de la vida van a crear la atmósfera adecuada para darle la bienvenida al espíritu rebelde del hombre - porque no existe otra alternativa.

Mi certeza en cuanto al rebelde como salvador del hombre, y de este planeta, es absoluta, categóricamente absoluta. El rebelde no temerá a la opinión pública, a las masas, a las máscaras, a las actitudes.

Un cura quería reunir fondos para su iglesia. Había oído que se podía hacer una fortuna con caballos de carrera, por lo tanto decidió adquirir uno y probar su suerte. Ya que los caballos eran demasiado caros, compró un burro. Presentó a su burro en las carreras y para su sorpresa ganó el tercer puesto. Al día siguiente, en la página deportiva del diario local, se leía en cabecera: “El Asno del Cura Sobresaliente”. (*)

(*) En la versión original emplean la palabra “Ass” que significa asno, pero en el inglés vulgar esta misma palabra quiere decir “culo”.

El cura entusiasmado con su éxito, presentó al burro en la carrera siguiente. Esta vez ganó y los periódicos mostraban en titulares: “El Asno del Cura al Frente”. El arzobispo estaba indignado por aquella clase de publicidad y le pidió al cura que no presentara más al burro en las carreras. Al día siguiente, el diario presentaba los siguientes titulares: “El Arzobispo Raja el Asno del Cura”. Esto era demasiado para el arzobispo, así que ordenó que el cura se deshiciera del asno. El cura se lo regaló a una monja de un convento cercano. Los titulares proclamaban: “Monja Tiene el Mejor Asno de la Ciudad”. El arzobispo se desmayó. Luego, informó a la monja que se deshiciera del burro inmediatamente; entonces ella se lo vendió a un granjero por diez dólares. El periódico una vez más citaba: “Monja Malbaratea su Asno por Cuatro Duros”. Al día siguiente enterraron al arzobispo.

Simplemente, no se preocupen de los diarios locales, de la opinión pública, de lo que la gente dice de Uds. Estas son las formas con las que las masas han estado dominando al individuo durante siglos. Aquellos que quieren ser ellos mismos no tienen que preocuparse de lo que las masas retardadas opinan sobre ellos. Las masas retardadas siempre han estado en contra de cualquier revolución, de cualquier rebelión; de cualquier cambio - aún el más pequeño de los cambios ha sido condenado por las masas.

Cuando surgió el ferrocarril por primera vez, los curas, los arzobispos y el Papa, todos ellos, lo condenaron, diciendo que, cuando Dios creó el mundo, no creó el ferrocarril, por lo tanto esto debería ser una invención del diablo. Y tenía un parecido con el diablo; sobretodo la antigua apariencia del tren, y sus motores parecían ciertamente feroces, tremendo, malvado. Las iglesias prohibieron a sus feligreses diciendo: “Nadie habrá de entrar en esos trenes, pues el demonio os destruirá”. El ferrocarril sólo hacía un recorrido de diez millas. Por ser la primera vez, como experimento, la compañía de trenes ofrecía un viaje gratis, incluyendo desayuno y comida, un alegre viaje recorriendo diez millas, una experiencia histórica - nadie antes había viajado en un tren, los valerosos serían los primeros. Pero entonces, aún aquellos que no solían ir a misa regularmente se reunieron para escuchar a los arzobispos, obispos, y cardenales. Todas las iglesias estaban llenas. Aquella gente decía: “No te dejes persuadir por el demonio. Escucha, te está prometiendo - sin billete - desayuno, comida, un viaje divertido”. “Pero” - continuaban - “No tienes ninguna certeza de que esos trenes una vez que se hayan puesto en marcha, vuelvan a detenerse”. El arzobispo de Inglaterra declaraba: “El diablo ha construido estos trenes de tal forma que una vez que te encuentras en su interior, el tren se pondrá en marcha pero ya no se detendrá - entonces, ¿Qué será de Uds.? Sólo un desayuno, un almuerzo y tu vida ha llegado a su fin”. La gente estaba muy asustada - por un lado muy alborotada, por el otro, tremendamente asustada. Sólo unos cuantos criminales y algunos temerarios aceptaron: “De acuerdo, si no para, no hay nada que temer - ya veremos”. De esta manera, viendo que algunos se arriesgaban, otros menos osados dijeron: “Bueno si éstos se atreven vamos a arriesgarnos también”. Pero aún así, los compartimentos permanecieron prácticamente vacíos. En un compartimento de sesenta personas sólo había cinco o diez. En todo el tren no había más de cien personas, temblando. Tomaban desayuno, sabiendo bien que: “Este es el último desayuno, sólo nos queda esperar el almuerzo y llegará el fin”. Pues este tren..., tan rápido, nunca habían visto nada como eso. A menos que el demonio lo conduzca, tal velocidad sería imposible. El Papa, los arzobispos y todos aquellos líderes cristianos demostraron ser unos tontos. El tren volvió, y es más ¡paró! Pero todo aquello que es nuevo, hasta un artefacto tan inofensivo como es un tren, y las masas se ponen en contra.

Las masas están en manos de los líderes religiosos, de los líderes políticos y esta gente no quiere que ocurra ningún cambio, porque cada cambio significa un peligro para el status quo, peligro para lo establecido. Cualquier cambio trae consigo otros cambios y tendrán que adaptarse a esos cambios. ¿Quién sabe si los nuevos ajustes les serán favorables o desfavorables? La vida para aquellos líderes y el sistema es tan cómoda y lujosa, que es mejor que todo permanezca como está.

Pero ahora la situación es totalmente diferente. El sistema mismo ha provocado la situación del último cambio: vida o muerte. La alternativa es tal, que no creo, que nadie se decida por la muerte.

Si la gente elige la vida, tendrán que elegir conjuntamente los valores de la vida. Entonces, la renuncia que predican las religiones pasará de moda, la santidad tendrá que encontrar nuevas dimensiones. Entonces los poetas, los pintores, los cantantes, los que bailan, serán los santos. Los meditadores, los iluminados, los más conscientes y despiertos serán los sabios.

Nos estamos acercando a una tremenda transformación y la vamos a sentir en nuestras propias vidas - algo tan extraordinario y único que nunca ha ocurrido antes y no volverá a ocurrir.

Deberías sentirte afortunado, bendecido, por ser testigo de la gran transformación de todos los valores antiguos, de todos los viejos ideales, y del nacimiento de valores e ideales nuevos, nuevas categorías de honor y respetabilidad.
 
Bahgwan Shree Rajneesh. del libro "el rebelde". (buscalo en .pdf por internet).

No hay comentarios:

Related Posts with Thumbnails