Migración

Eumelvi blog se cambia a Wordpress, debido a la nueva política de privacidad de Google. Podeis seguir informandoos aquí: http://eumelvies.wordpress.com/ Perdón por las molestias. Gracias.

jueves, 8 de julio de 2010

Cómo refutar las teorías conspiranóicas.


Para refutar las teorías conspiratorias se pueden usar los siguientes medios:

Una forma de refutarlas serían usar argumentos racionales sobre la posible existencia o no de una conspiración determinada. Esto, sin embargo, tiene una serie de inconvenientes:
a) eso de razonar es muy cansado.
b) hay que examinar todas las teorías conspiratorias una por una.

Además, algunos lameculos escépticos le tienen aversión a usar razonamientos. Por eso es mejor usar los métodos siguientes:

1. Use continuamente las palabras “paranoia”, “conspiranoia”, etc…

2. Haga burlas y sarcasmos sobre la teoría. Aprenda a decir: “¡Ay que risa! ¡La CIA!”. Practique hasta conseguir el tono de voz adecuado.

3. Venga o no a cuento, mencione la Navaja de Occam y diga que, según ella, la teoría conspiratoria es falsa.

4. Haga una lista de las teorías conspiratorias más ridículas y compárelas con las teorías conspiratorias que quiera refutar.

5. Dé por supuesto, aunque sea mentira, que el que cree en una teoría conspirativa también cree en todas las demás teorías conspirativas.

6. Por supuesto, nunca olvide mencionar la teoría de que Elvis está vivo, aunque no tenga ninguna similitud con la teoría conspiratoria que quiere refutar.

7. Diga que todos los que creen en la teoría conspiratoria están locos. Dígalo aunque resulte que el 80 % de la población esté loca y los psiquiatras no lo hayan diagnosticado.

8. Por supuesto, nunca debe mencionar las teorías conspiratorias que han resultado ser ciertas.

9. Si alguien menciona una conspiración que realmente ocurrió, niegue que fuese una conspiración. Si consigue cambiar el significado de las palabras con suficiente habilidad, tiene mucho ganado. Recuerde los dos principios siguientes:
Si es una conspiración, no ha ocurrido.
Si ha ocurrido, no es una conspiración.
Si sabe manejar adecuademente estos dos principios, podrá triunfar en las controversias.

10. Nunca mencione el significado jurídico de la palabra conspiración. Ya se sabe que los legisladores, profesores de Derecho Penal, jueces, fiscales y abogados son todos unos conspiranoicos.

En el peor de los casos, debe usted decir:
Donde dije digo, digo Diego.

“Pero si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones.”

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— George Bush hablando de los atentados del 11-S.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Nerón hablando del incendio de Roma.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando del incendio del Reichstag.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando de Auschwitz.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Adolf Hitler hablando de… bueno, ¡hay tantas cosas!

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Jorge Rafael Videla hablando de los desaparecidos.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Felipe Gónzalez hablando del GAL.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Dirigente de ETA hablando de la desaparición de Pertur.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Stalin hablando de la muerte de Trostky.

Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
— Stalin hablando de la Masacre de Katyn.

fuente: comentarios en http://www.drgen.com.ar

1 comentario:

rafamatungo dijo...

amigo tirános un cable a sudamérica.

http://www.noapascualama.org/

un abrazo grande.

Related Posts with Thumbnails